Inicio » El País » Senadores oficialistas contradicen la coartada de Boudou en una causa

Senadores oficialistas contradicen la coartada de Boudou en una causa

Junto con la oposición, los kirchneristas respondieron un cuestionario de la Justicia; negaron haber sido invitados por una empresa aérea, como dijo el vicepresidente.Por Hernán Cappiello y Gustavo Ybarra   

Suscríbase al boletín de y reciba la información destacada del día por e-mail

La coartada a la que recurrió Amado Boudou en la causa en la que se lo investiga por el delito de dádivas, por haber aceptado un viaje gratuito en un avión privado, corre serio riesgo de evaporarse por completo.

El vicepresidente sostuvo que la invitación fue para el senador que quisiera usar esos servicios y que él la aceptó. Sin embargo, varios legisladores, entre ellos, por lo menos dos oficialistas, negaron ante la Justicia haber recibido el mismo ofrecimiento como parte de una estrategia promocional de la firma Alas del Fin del Mundo.
La desmentida quedó plasmada en las respuestas a un oficio que el fiscal Carlos Rívolo envió a fines de noviembre a los 72 miembros de la Cámara alta, preguntándoles si entre el 1° de junio y el 17 de diciembre de 2011 recibieron, por intermedio de la Secretaría Administrativa del Senado, “algún ofrecimiento efectuado por escrito” de la empresa de servicios aéreos “para visitar y/o inspeccionar sus aeronaves o realizar vuelos promocionales”.
Entre las respuestas que ya recibió Rívolo a su requerimiento se destaca la del presidente del bloque oficialista del Senado, Miguel Ángel Pichetto (Río Negro), que negó en términos categóricos haber tomado conocimiento de algún tipo de ofrecimiento de la empresa. Lo negó en cinco oportunidades en un texto de seis párrafos. Según supo LA NACION, también habrían respondido de manera negativa los oficialistas Aníbal Fernández , Pedro Guastavino, Rodolfo Urtubey y Beatriz Rojkés de Alperovich ; los peronistas Carlos Menem y Carlos Reutemann y casi todos los miembros de la UCR y el FAP.
Pero el senador rionegrino fue más allá y en el final de su respuesta, a cuya copia tuvo acceso LA NACION, aclaró que “no es costumbre de la Secretaría Administrativa, ni durante la actual gestión ni a lo largo de gestiones anteriores, informar a los miembros de esta H. Cámara (sic) ofrecimiento de servicios de empresas privadas”.
La aclaración final de Pichetto podría tener un impacto explosivo en la causa, ya que no sólo desarma la coartada de Boudou, sino que también abre un serio interrogante sobre la veracidad de la documentación aportada al expediente por Juan Zabaleta, secretario administrativo y operador político del vicepresidente.
La aclaración final de Pichetto podría tener un impacto explosivo en la causa
Se trataba de una nota de Alas del Fin del Mundo con sello de recepción en esa dependencia del Senado del 13 de diciembre de 2011, en la cual se invita a todos los senadores a “experimentar el confort” y “la excelencia” de los vuelos ofrecidos por la empresa radicada en Tierra del Fuego.
De hecho, fuentes judiciales destacaron a LA NACION que la nota llamó la atención porque no fue encontrada en el allanamiento que se realizó en la sede de Alas del Fin del Mundo, situada en el lobby del hotel Status de Río Grande, donde tiene su sede, y ninguno de los responsables de la empresa ni los pilotos del vuelo la mencionaron cuando declararon en la causa.
Sin embargo, el escrito fue remitido al juzgado por el Senado en una fotocopia mediante un oficio firmado por el encargado del área jurídica de la Cámara alta .
 “No es costumbre de la Secretaría Administrativa informar a los miembros de esta H. Cámara (sic) ofrecimiento de servicios de empresas privadas”, aclaró Pichetto. Foto: Archivo
Esa invitación fue el argumento al que apeló la defensa de Boudou para justificar ante el juez Luis Rodríguez el vuelo a Necochea y a título gratuito que el vicepresidente realizó el 17 de diciembre de 2011, menos de una semana después de haber asumido el cargo, en una aeronave de Alas del Fin del Mundo.
Además, ese día Boudou también viajó gratis en un helicóptero de la firma Ecodyma, contratista de obra pública, desde el aeropuerto de Necochea hasta el parque Miguel Lillo, donde participó de la inauguración de la temporada de verano.
A raíz de todos estos avatares, el vicepresidente se encuentra cerca de una nueva indagatoria. De hecho, Rívolo ya le pidió al juez Luis Rodríguez que lo cite a declarar como sospechoso de cometer el delito de dádivas, ya que Boudou no pagó un centavo por esos vuelos, pero el juez, antes de tomar una decisión, prefirió realizar nuevas medidas de prueba, como el oficio que debilitó la coartada del vicepresidente.
 Foto: LA NACION
En la causa, Alas del Fin del Mundo argumentó que el vuelo en su Learjet 60 XR, matrícula LV-CRB, fue gratuito porque buscaban promocionar sus servicios para obtener contratos en el futuro.
No obstante, los investigadores analizar esa denominación, pues consideran que vuelos promocionales son los que una firma aérea ofrece con descuentos a los que los contratan, y en cambio vuelos de demostración son cortos viajes con un despegue y aterrizaje que realizan empresas de taxi aéreo para exhibir sus aviones. En el primer caso se facturan los vuelos y en el segundo no. Alas del Fin del Mundo es de Nazareno Natale, dueño del hotel y casino Status de Río Grande, el más importante de la isla.
Boudou viajó a Necochea a un acto y no pagó por el viaje: fue un “vuelo promocional”
En el expediente declararon los pilotos Fabio Ariel Tripolatti y Federico Javier Vergara, quienes indicaron que Boudou fue acompañado por “otros funcionarios”.
También figura el testimonio de Ángel Roberto Becerra, un “broker” que confirmó que tres días antes del vuelo, es decir, el 14 de diciembre de 2011, lo contactó alguien del Senado de la Nación, cuyo nombre dijo no recordar, para ponerlo al tanto de la oferta de Alas del Fin del Mundo y pedirle que acordara los detalles para aceptarla.
Ante las preguntas del juez y del fiscal, Becerra dijo que confirmó el ingreso del nuevo avión a Aeroparque y que coordinó el vuelo. Dijo que sabía que iban a viajar funcionarios del Gobierno y que uno de los pasajeros era Boudou, aunque aclaró que no lo vio. Además, dijo que no contaba con los registros del vuelo por tratarse de un viaje promocional.
Ante la falta de precisiones, el juez quiere saber con qué funcionario del Senado habló Becerra, para lo cual pidió cruzar sus comunicaciones telefónicas. Fuentes de Tribunales sostienen que es probable que surjan contactos con Eduardo Romano, secretario privado de Boudou, o con su contador Roberto Aybar Domínguez..
Del editor: qué significa. La defensa de los senadores oficialistas hacia Boudou tiene un límite: no están dispuestos a inmolarse en las diatribas legales del vicepresidente.
fuente lanacion

Olavarría Noticias

Verifica también

Por el paro anunciado, ANSES adelanta los pagos previstos para el 25 de septiembre

En el marco del paro general anunciado para el próximo martes 25 de septiembre, ANSES …