Inicio » El Mundo » ¿Por qué el bullying se volvió un fenómeno social?

¿Por qué el bullying se volvió un fenómeno social?

De acuerdo a los últimos datos de la ONG Bullying Sin Fronteras en el país creció un 30% los casos de bullying identificados, y se lo considera el causante directo de más de 200 muertes, ya sea por homicidio o por inducción al suicidio cada año. Además, enferma a miles de estudiantes que abandonan sus estudios o los sobrellevan con angustia y cansancio como si se tratara de una cotidiana tortura.

Suscríbase al boletín de y reciba la información destacada del día por e-mail

Para la doctora en Psicología y especialista en el fenómeno, Ximena Tobías, el bullying es la expresión de “un tejido social dañado”, un síntoma que interpela a todos, que no puede ser abordado como algo que viene del exterior.

Tobías identifica algunas variables que permiten su crecimiento. Una de ellas es el modelo educativo que requiere una actualización porque se basa en mecanismos postindustriales donde se educaba para la homogeneización de las diferencias. “El objetivo original fue lograr la eficacia productiva basada en una lógica industrial en dónde hasta el recreo funciona como una alarma”. En esta lógica, lo diferente tiene que ser expulsado porque es el contenido asociado al displacer.

“La lógica de nuestro sistema crea una suerte de escisión entre el alumno y su contexto familiar y escolar y entre la razón y la emoción creando una especie de disociación que va en detrimento de la cratividad q integra las diferencias”, especifica.

Todo esto subyase a la lógica del bullying que se basa en la exclusión de lo diferente.

Causas de bullying en chicas:

Belleza 45%
Rendimiento escolar superior 25%
Defectos físicos 15%
Rendimiento escolar inferior 10%
Rendimiento deportivo inferior 5%

Causa de bullying en chicos:

Belleza 20%
Rendimiento escolar superior 25%
Defectos físicos 10%
Rendimiento escolar inferior 10%
Rendimiento deportivo inferior 35%

El bullying es un fenómeno grupal donde la competencia impera por sobre la cooperación.”Tenés que hacer un montón de cosas por más que no te gusten, eso crea una grieta entre la víctima y el grupo”.

Cómo encontrar un cambio

Tobías es doctora en Psicología de la UBA y se formó en Finlandia en el método KiVa, un modelo que busca combatir el bullying que es abordado como un fenómeno grupal que en lugar de centrar la atención en el acosador y la víctima, hace foco en los espectadores pasivos.

La educación del futuro, en la que la Argentina está retrasada, implica contemplar la integración de las diferencias y las emociones no solo como un complemento de lo académico, sino como un eje de conocimiento.

Se trata de modelos pedagógicos que integren las emociones, inherentes a los procesos de aprendizajes. “Sin motivación no se puede aprender y sin reconocimiento y refuezo positivo tampoco”.

Tenemos tanto pavor de que nuestros hijos sean excluídos que de alguna manera alimentamos el “defendete”

“Es necesario poder crear un método desde nuestra propia realidad teniendo en cuenta las necesidades y las posibilidades, para eso el primer paso es contar con una ley activa”. La ley denominada “Antibullying” se sancionó en septiembre de 2013, pero hasta hoy no fue reglamentada.

El rol de los adultos en la reproducción del bullying

La gran incognita que rodea el fenómeno es qué grado de complicidad tenemos los adultos en la reproducción del mismo. Según Tobías sobrevuela un gran desconocimiento. “Uno puede ser cómplice pasivo sin siquiera saberlo. Tenemos tan interiorizados los prejuicios y el pavor de que nuestros hijos sean excluídos que de alguna manera alimentamos el defendete“.

Los permisos que le damos a nuestros hijos se basan en nuestras creencias. Con nuestro ejemplo habilitamos y hacemos la vista gorda ante situaciones de acoso. El problema es que ahora no sólo va ser “el tipo raro”, ahora también va a ser atacado en las redes sociales.

Todos los tipos de acoso tiene en común la diferencia de poder entre las partes. Para que haya bullying tiene que haber silencio, así logra perpetuarse. Ahora, si la detección es precoz, el trauma es menor. En los casos en los que se llega al suicidio, en verdad, lo que ocurrió es que fallaron todas las instancias.

¿Qué hacer como padre?

Hay tres principios fundamentales para enfrentar el fenómeno:
•En la escuela tiene que haber un método.
•En la casa, información y comunicación.
•Es necesario que la ley “Antibullying” sea reglamentada.

“Lo fundamental es que los canales de comunicación estén abiertos, ser concientes de los permisos inconscientes que uno le da a su hijo”, ejemplifica Tobías y remarca la importancia del diálogo: “Si tu hijo te tiene vergüenza no te va a hablar y la mejor prevención es la comunicación. Ante casos de acoso es fundamental apoyarlos, aumentar su autoestima y hacerlo público porque somos los adultos los que debemos contener”.

 

Fuente: Telam

Olavarría Noticias

Verifica también

Venezuela: Maduro sufrió este sábado un atentado del que salió ileso

El presidente de Venezuela debió interrumpir un discurso público que estaba siendo televisado. Siete militares …