Inicio / Deportes / En Paraná, el “Gurí” Martínez se retiró del automovilismo argentino

En Paraná, el “Gurí” Martínez se retiró del automovilismo argentino

La 12ª fecha del calendario, la segunda de la Copa de Oro, no resultó una más para la historia de la categoría: el autódromo de Paraná fue el escenario en donde Omar Gurí Martínez ensayó el retiro oficial, después de 25 años en el TC. Y el último ídolo de Ford descubrió un emotivo homenaje, más allá del puesto 23 que señaló el clasificador oficial.

Omar Gurí Martínez -Foto: Prensa ACTC-

La victoria la firmó Mauricio Lambiris (Ford), integrante del Martínez Competicion, la estructura que responde al Gurí; el uruguayo estuvo acompañado en el podio por Juan Bautista De Benedictis (Ford), piloto cuyo auto también recibe la atención mecánica del conjunto que dirige el entrerriano, y Matías Rossi (Ford).

Un pleno de los usuarios del Óvalo, la marca que defendió y con la que celebró dos campeonatos el Gurí; razón suficiente para que la presencia de Martínez durante la ceremonia de premiación provocara el delirio del público, que tapizó el circuito paranaense para rendirle tributo a un piloto que es dueño de una porción destacada de la historia del TC.

La carrera tuvo un costado emotivo, sensible, con el Gurí Martínez como eje de esas imágenes que quedarán grabadas para siempre en las retinas del entrerriano, de 53 años, el campeón más longevo que tiene el TC y quien se batió en la pista con pilotos de la talla de Juan María Traverso, Guillermo Ortelli, Ernesto Bessone (h.), Christian Ledesma, Emilio Satriano, Matías Rossi, Pato Silva, los Di Palma -desde el abuelo Luis Ruben, pasando por sus hijos José Luis, Patricio y Marcos, y el nieto Josito-, Luis Patita Minervino, Norberto Fontana, Facundo Ardusso y Mariano Werner -dos pilotos a los que tentó varias veces para que se sumaran a los Ford de su estructura-, Agustín Canapino y con el olavarriense José Maria “El chueco” Romero.

De ayer a hoy, rivalizó y compitió en decenas de trazados. “Era molesto, un gran rival que nos hizo mejor a todos, porque nos exigía estar al 100% para ganarle”, lo definió Ortelli, siete veces campeón y una histórica espada de Chevrolet.

La presencia de la familia, de su padre Enrique -expiloto-, su esposa Patricia y sus hijos Paula y Agustín, y un infinito número de amigos, hinchas, colaboradores que saludaron al piloto en la despedida, todas instantáneas que el entrerriano demorará un largo tiempo en procesar, aunque seguirá ligado al automovilismo en su rol de piloto en la categoría TC Pick y como jefe del Martínez Competicion.

Lea también…

Lambiris ganó y se candidatea para ganar la copa de oro del TC